Sostenibilidad, al alcance de la mano. Por Pepa García

La Fundación Desarrollo Sostenible celebra diez años de vida con la puesta en marcha de un filtro verde que permitirá usar aguas residuales para riego y tendrá fines didácticos

A punto de acabar 2018, la Fundación Desarrollo Sostenible celebra su primera década de andadura con nuevos proyectos con los que poder seguir cumpliendo sus objetivos: «mostrar a la sociedad una forma diferente y sostenible de gestionar el agua y la energía, de relacionarse con el medio rural, de luchar contra la erosión, la desertificación y el cambio climático, y de mejorar la biodiversidad», explican los responsables de esta entidad, que tiene en el Centro Medioambiental y de Energía Solar Fuente de Columbares el epicentro de sus operaciones.

Con motivo de este aniversario, la Fundación Desarrollo Sostenible (FDS) abunda en sus objetivos con la puesta en marcha del primer filtro verde para el tratamiento integral de aguas residuales y su reutilización para riego con fines didácticos en la Región. Un proyecto, financiado con fondos Leader y la colaboración de la asociación de desarrollo rural Campoder, que fue presentado ayer por la profesora de Ecología de la UMU y directora del proyecto Rosa Gómez Cerezo, acompañada por el concejal de Urbanismo, Medio Ambiente y Huerta de Murcia, Antonio Navarro Corchón, el gerente de la asociación Campoder para el desarrollo rural, Miguel Buendía Prieto, así como los patronos de la ONG murciana Emilio Ballester, Domingo Jiménez Beltrán, José Antonio Cobacho, Carina Pardavila y José Antonio Fernández.

Esta innovadora iniciativa, que se pondrá en marcha a principios del próximo año en Fuente de Columbares (Murcia), permitirá dar a conocer a diversos colectivos ciudadanos el funcionamiento de esta instalación: «Una tecnología blanda de depuración altamente eficiente y de uso extendido en el tratamiento de aguas residuales, aunque escasamente conocida en España y nuestra Región, donde no existen ejemplos de su utilización, como sí ocurre en diversos puntos del mundo», explica Rosa Gómez.

Esta instalación, que no es más que un humedal artificial que filtra el agua a través de un sustrato y los microorganismos que viven en él -«una comunidad muy diversa y muy rica que son elemento clave del proceso depurador», aclara la directora del proyecto-, y que retiene los nutrientes presentes en el agua mediante la vegetación que crece en su interior, cuenta entre sus ventajas con que, además de permitir reutilizar el agua consumida para el riego, contribuye a incrementar la biodiversidad del entorno en el que se instala, ya que favorece la presencia de avifauna.

La puesta en marcha de esta tecnología, «apropiada para el tratamiento de aguas residuales de pequeños núcleos rurales y urbanos, zonas agrícolas o pequeñas instalaciones; y también escalable», explica la profesora de Ecología, servirá para demostrar y mostrar su validez y efectividad. Así, diseñado por la propia Rosa Gómez, la arquitecta de FDS Natividad Higueras y la ingeniera de Recursos Minerales y Energía Rosana Hurtado, el humedal artificial permitirá filtrar 2.250 litros diarios, consumo estimado para 45 usuarios a día completo. En un plazo de 4 días, esta instalación, que contará entre la vegetación asociada con especies como el carrizo (‘Phragmites australis’), la enea (‘Typha dominguensis’) y varias especies de juncos, como ‘Scirpus holoschoenus’ o ‘Juncus effusus’, todas ellas de amplia distribución en la Región, permitirá dar un nuevo uso a las aguas residuales. Además, «el agua recuperada a través de la iniciativa será utilizada para la restauración ambiental y conservación del entorno de Fuente de Columbares, situado en el corazón de la mayor reserva de búho real de Europa, en el centro geográfico de la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) Monte El Valle y Sierras de Altaona y Escalona», destaca el presidente de la FDS, Emilio Ballester.

Conscientes de la creciente importancia que tiene el aprovechamiento eficiente del agua en la situación actual de cambio climático, FDS promoverá las visitas didácticas al centro Fuente de Columbares para que descubran este sistema de tratamiento de aguas residuales y se animen a ponerlo en práctica. De hecho, la balsa contará con una pared de cristal que permitirá a los visitantes, desde escolares hasta responsables políticos de municipios o titulares de instalaciones agrícolas o de ocio, observar cómo es por dentro el filtro y cómo funciona. Y también pondrán los datos de su funcionamiento al alcance del público a través de una web. No en vano, la ONG FDS ha puesto siempre el acento en mostrar que es posible modificar costumbres y fomentar actitudes, para demostrar que la sostenibilidad está al alcance de todos si nos ponemos manos a la obra.

A este respecto, el concejal Antonio Navarro manifestó el interés del Ayuntamiento en este proyecto piloto, «con posibilidades de extenderse en un municipio como el nuestro, con tantas zonas verdes por regar». Y, añadió que «esta iniciativa se alinea con acciones que se están poniendo en marcha desde la Concejalía. Cuanta más agua reutilizable, mejor», considera Navarro.

También, junto a la asociación de desarrollo rural Campoder, FDS pondrá en marcha este curso una red rural de huertos escolares. «Vamos a comenzar en cinco colegios de pedanías del territorio Campoder -oeste de Cartagena, Campo de Murcia, Totana, Águilas, Mazarrón, Lorca, Fuente Álamo y Puerto Lumbreras-, que, además de ser ecológicos, van a disponer de lombrices para la elaboración de su propio compost, van a tener programadores solares, emplearán material de bioconstrucción para hacerlos accesibles y contarán con riego por exudación -a base de unas mangueras de nailon que solo sueltan el agua cuando la tierra demanda humedad, con el consiguiente ahorro de agua en el riego-. Además, a lo largo de 2019, otros cinco colegios de pedanías de Campoder se sumarán al proyecto, con el objetivo, a medio plazo, de «llegar a todas las pedanías rurales del territorio Campoder», explican desde FDS.

Conscientes de que los cambios de gestión y de modelos necesitan tiempo, desde FDS ponen sus energías en educar a los niños, 20.000 de los cuales ya trabajan mano a mano en Mi Cole Ahorra con Energía, un proyecto que se puso en marcha en 2017 y está suponiendo un ahorro energético del 40% en los centros escolares que participan bajo la tutela de más de 600 profesores comprometidos con la sostenibilidad.

Fuente: La Verdad